Archivo del Autor: Edith Caballero

Lo que tu grow shop debe ofrecer

Las aperturas de tiendas growshop han ido en aumento, y si estás pensando en abrir una, es bueno que sepas los productos básicos que debes ofrecer para satisfacer a tus clientes.

Sistemas de cultivo

Las tiendas growshop pueden ser un buen negocio, y con las transformaciones legales en España y otros países, respecto a la despenalización del cannabis, son una buena opción de inversión. Sin embargo, si estás pensando en abrir una o ya la tienes, es importante que sepas cuales son los productos básicos que no pueden faltar en tu catálogo. Parecería algo muy sencillo: semillas y macetas… en realidad, el mundo del cultivo de cannabis es más amplio de lo que se puede pensar. Y es importante que todos tus productos vengan de un mayorista reconocido, después de todo, estas vendiendo productos que de una u otra manera terminarán consumiendo tus clientes, y necesitas que sean de la mayor calidad posible para formar una clientela estable.

¿Qué debo ofrecer?

Semillas: Es importante que tengas todos los tipos de semillas (feminizadas, autoflorecientes y regulares), y de cada tipo tener más de una cepa. Cada semilla tiene sus pros y contras, de tus clientes dependerá decidir cuál es su elección, ya sea por el tipo de cultivo o el gusto.

Invernaderos: Los invernaderos son esenciales cuando se cultiva en exteriores, para controlar el clima y las plagas. En tu growshop debes tener variedad de tamaños y tipos, ya sea completos o el material para hacerlos y repararlos. También es buena idea que tengas conocimientos básicos sobre su instalación para que puedas asesorar a tus clientes.

Control de clima, luz y humedad: Ya sea en invernadero o en interiores, las plantas de cannabis necesitan ciertas especificaciones de clima, luz y humedad; durante su germinación, crecimiento y secado. Por eso no olvides ofrecer todos los implementos necesarios: extractores, ventiladores, temporizadores, bombillas, balastros, reflectores, bombas de agua, pulverizadores, humidificadores, etcétera.

Sustratos: Para la plantación de cannabis es imprescindible el sustrato adecuado (según el tipo de cultivo y semilla). Ya sea tierra negra, coco, arcilla, humus, lana de roca o paquetes con sustratos varios, siempre debes mantener en stock todas las variedades y marcas.

Productos fitosanitarios: En esta categoría se agrupan los insecticidas que combaten plagas y agentes nocivos, y los productos de prevención. Si bien, el aceite de neem es el más utilizado para combatir y prevenir plagas, existe una variedad de alternativas: minerales, orgánicos, no orgánicos, etcétera. Por lo tanto, debes ofrecer en tu growshop diferentes productos de alta calidad.

Sistemas de cultivo: Siempre es bueno ofrecer sistemas de cultivo completos, especialmente para aquellos primerizos. Los sistemas de cultivo varían según el método, y la mayoría se adapta al espacio y presupuesto del cliente. Además, como vienen en paquetes casi listos para usarse, es una opción muy cómoda que no debes de dejar de ofrecer en tu growshop.

Otros accesorios: No olvides todos los otros accesorios que implica la plantación, cosecha, secado y consumo del cannabis. Desde palas y rastrillos hasta cajas y bolsas para guardar el cannabis ya procesado, es importante que tus clientes encuentren todo en tu tienda.

Fertilizantes de plantas de cannabis adecuados

Existe una gran variedad de fertilizantes en el mercado, cada uno hecho para las necesidades de cada planta y tipo de cultivo. Así que ten en mente qué tipo de cultivo es el que utilizarás cuando decidas que fertilizantes comprar. Por ejemplo, los fertilizantes para cultivo en tierra son muy diferentes a los utilizados en la hidroponía, porque necesitara mayores nutrientes disueltos en el agua y en el sustrato. Por eso, si eres primerizo, te recomendamos que compres un set completo de fertilizantes de plantas de cannabis para la técnica específica en una grow shop de confianza.

Si quieres comenzar a hacer tus mesclas de fertilizantes de plantas de cannabis, debes tener en cuenta que el sustrato en sí mismo ya ofrece una amplio rango de nutrientes. Si utilizas hidróponia seguramente necesitarás mayor cantidad de fertilizantes de plantas de cannabis. También recuerda que durante la vida de tu planta necesitará diferentes nutrientes de acuerdo al desarrollo que tenga. Por eso es importante que tengas un esquema claro sobre cuándo usarás cada uno de ellos.

Una vez germinada y plantada la planta de cannabis, es importante utilizar fertilizantes que ayuden al crecimiento de la raíz. Esto aproximadamente por una o dos semana, así aseguraremos que nuestra planta tenga las armas suficientes para nutrirse. Es recomendable que durante la primera semana no utilices nada para el crecimiento de la planta, sólo para las raíces, aunque parezca que nuestra planta no se desarrolla, es necesario para que no tengamos problemas de nutrición posteriormente.

Una vez pasada esa primera etapa, los fertilizantes deben estar centrados en el aumento del tamaño de la planta y sus hojas, recuerda mientras nuestra planta sea más grande y fuerte la floración será mejor. Y por supuesto, durante la floración necesitará mayor cantidad y variedad de nutrientes, llegando a mezclar hasta cuatro fertilizantes diferentes.

No siempre más es mejor. Con los fertilizantes hay que tener mucho cuidado en la cantidad. Es importante entender que no podemos acelerar el crecimiento o rendimiento de nuestra planta de cannabis, si le ponemos más fertilizante. En realidad puede ser contraproducente, ya que los fertilizantes están altamente concentrados y si excedemos la dosis pueden llegar incluso a quemar las raíces de nuestra planta de cannabis y terminar con todo nuestro trabajo en unos cuantos días.

Recuerda que hay una amplia variedad de marcas de fertilizantes, entre las más conocidas se encuentran Atami, Biogreen, Grotek y Green House. Los rangos de precios pueden variar, pero te recomendamos que utilices una marca que tenga todas las especificaciones en cada fertilizantes, y si es posible el diagrama de uso justo para el tipo de cepa que cultivas.

Moda cannábica: pipas, bongs, grinders, cajas y más… (2a. parte)

En la moda cannabica hay de todo, aquíe presentamos los accesorios que una grow shop no puede dejar de ofrecer.

En la primera parte de esta entrega, hablamos sobre la diversidad de pipas que existen en el mercado, sus características y el tipo de público al que atraen. Pero el mundo de los complementos y accesorios del cannabis denominado parafernalia, no termina ahí. En esta segunda parte podrás encontrar nuevos artilugios, indispensables para tu grow shop.

El arte de grindar es muy importante en la cultura cannábica, ya que después de su cultivo y secado, es importante saber cuál es la mejor manera de consumirla. Para grindar se usa un artefacto sencillo pero eficaz, llamado grinder. Éste cuenta con dos o más piezas que permite triturar los cogollos de la marihuana, sin romper los tricomas (las pequeñas glándulas de resina donde se encuentra la mayor parte de los psicoactivos), manteniendo su potencial. El resultado de triturar los cogollos, es un polvo llamado quife (también se le dice cristal o polen), se filtra y acumula en el compartimiento inferior. Algunos lo utilizan sólo para mortajar el cannabis, mezclarlo con el quife resultante y después poncharlo. Pero con el quife también se puede elaborar un hachís casero.

Pero si la cosecha fue grande, es importante tener donde conservarla, para que no pierda su olor y características psicoactivas. El mejor modo, son las cajas de madera herméticas. Existen en diferentes tipos de madera, pero la más recomendable es el cedro, por ser poco porosa, además de aportar a la hierba, el característico olor de la madera, mejorando su olor y sabor. Se pueden encontrar en todos los tamaños, incluso cajas portátiles, para tener siempre a la mano el resultado de tu cultivo.

Algunos clientes preferirán un lugar de camuflaje, para ellos también existe una gran gama de productos. Desde aquellas que pasan por botellas de agua, latas de refresco o incluso tornillos. Todos estos recipientes deben ser completamente herméticos, por eso es importante comprarlos con  un mayorista especializado.

Otra forma de mantener la hierba son las bolsas de conservación, quizás menos vistosas pero igual de efectivas. Son bolsas de plástico reforzado con sellado hermético. Lo conveniente de estas bolsas es que funcionan para semillas, plantas frescas, o la hierba ya procesada.

Por último, no olvides tener a la venta  limpia pipas, balanzas, vaporizadores, limpiadores de toxinas y una variedad de papel arroz. Si tienes de todo un poco, cuidando la variedad y calidad, tu grow shop no tardará en convertirse en la favorita de la clientela.

Beneficios de cultivar cannabis hidropónico

Existen varios sistemas de cultivos, entre ellos la hidroponía ha ganado popularidad así que no olvides ofrecer todas las herramientas necesarias para cultivar cannabis hidropónico.

La hidroponía es un método de cultivo que utiliza agua con soluciones minerales en vez de cultivar directamente en tierra. Este modo ha ganado popularidad en el auto-cultivo de cannabis, especialmente en áreas citadinas donde el espacio y la tierra son reducidos; por ello es necesario que en tu grow shop ofrezcas todo lo necesario para ello. Es importante que si tus clientes aun no deciden el método de cultivo adecuado para su ritmo de vida y consumo, les brindes información sobre los beneficios del cannabis hidropónico.

Sistemas GHE

 

Una de las mayores cualidades de la hidroponía es que se puede obtener una buena cosecha en poco espacio; se puede adaptar a patios, casas, departamento e incluso un pedazo de pared. Es importante saber qué área de la vivienda se destinara a la siembra de las plantas de cannabis, así como cuánta luz natural o artificial recibirán al día; a partir de eso, se puede decidir de entre una amplia gama de tipos de hidroponía: en macetas especiales, tubulares, verticales o mixtas.

Si bien los sistemas hidropónicos pueden variar en forma y costos, todos ellos se basan en un sistema de flujo de agua, lo cual disminuye la demanda de regado. Además, este tipo de siembra proporciona un mejor control sobre los nutrientes a diferencia del cultivo en tierra, en la hidroponía los minerales llegan de forma más directa a las raíces de la planta de cannabis. Por lo cual el tiempo entre poner en el sustrato las semillas a disfrutar el floreado de las plantas disminuye.

Se ha creado el mito de que el efecto del cannabis hidropónico es más fuerte porque contiene más tetrahidrocannabinol (THC); esto es falso. El THC depende directamente del tipo de semilla que cultivemos, pero nuestras plantas sí pueden llegar a florear más y no tendrán ningún tipo de fertilizante que pueda ser dañino a nuestra salud.

Sí tus clientes se deciden por este tipo de cultivo, deben encontrar en tu grow shop todo lo necesario, desde las semillas hasta los instrumentos para la recolección y secado correcto; por eso es bueno que cuentes con un mayorista especializado en atender grow shops como la tuya.

El cannabis no sólo se fuma… Te presentamos 7 aplicaciones del cannabis

La cultura cannábica va en aumento, y con la desmitificación del cannabis se abren las puertas para nuevos usos de esta planta.

 Además del efecto psicoactivo del cannabis, la planta de la marihuana tiene muchos otras aplicaciones que utilizan todas sus partes: hojas, semillas y cáñamo. Aquí te presentamos siete usos del cannabis.

1 Uso medicinal

El cannabis contiene grandes cantidades de tetrahidrocannabinol (THC) y cannabidol (CBD), cuyos efectos medicinales han sido estudiados científicamente. Sus efectos se han estudiado en una variedad de enfermedades: epilepsia, esclerosis múltiples, cáncer de mama, desordenes de ansiedad, esquizofrenia y nauseas.

2 Textiles y papel

El tallo de la planta de cannabis está compuesta por dos partes: la pulpa y la fibra. Esta segunda, puede ser convertida en telas de 100% de cáñamo, o combinarse con algodón y seda. Esta misma fibra puede ser utilizada en la industria del papel y ser más rentable que el papel común; el cáñamo extraído de una hectárea de cannabis puede producir el papel equivalente a 4.1 hectáreas de árboles. Además, es ecológico ya que necesita un proceso químico de blanqueamiento más sencillo y con menos sustancias.

3 Construcción

El cáñamo también puede ser muy resistente, lo suficiente como para crear ladrillos. Con la combinación correcta de cal puede crearse un material parecido al hormigón, que se ha utilizado en edificaciones de hasta seis pisos.

4 Belleza

Gracias a la vitamina E que contiene el cannabis, esta planta provee antioxidantes naturales, que utilizados en cosméticos evitan que los poros se obstruyan. Así el cannabis se abre paso en la industria cosmética también.

5 Alimentación animal

Los animales también son gustosos del cannabis, por eso se ha estudiado la posibilidad de combinar alimento para animales con semillas de cannabis. Estas semillas tienen cualidades energéticas y son ricas en aceites que pueden ayudar a los animales a resistir bajas temperaturas.

6 Plásticos y combustibles

La pulpa del tallo del cannabis puede contener hasta un 85% de celulosa (principal componente de los plásticos, que actualmente se obtiene del petróleo), haciéndola un recurso ideal para la creación de plásticos menos contaminantes. Esta misma celulosa ha sido el buscapiés para investigar sobre las posibilidades de crear combustible de cannabis.

7 Hierba de olor

En países donde se ha legalizado el cannabis, se ha iniciado una revolución en el paladar, donde la hierba se utiliza en soeces recetas que comienzan a abrir un nuevo campo en la gastronomía.

Algunos usos aún son experimentales, pero el cannabis ha entrado a diferentes industrias rápidamente y muchos de estos productos se pueden encontrar en grow shops, donde además de encontrar lo necesario para el auto-cultivo, pueden ofrecer una gama más amplia de productos relacionados al cannabis.

¿Qué tipo de semilla debo ofrecer en mi grow shop?

En gusto se rompen géneros, y la siembra de cannabis no es la excepción. Por eso, debes conocer los tres tipos de semillas de cannabis que nosotros ofrecemos para tu grow shop.

Si te has decidido a iniciar una grow shop o ya tienes experiencia en estos temas, es importa estar al tanto de los tres tipos de semillas de cannabis: regulares, feminizadas y de auto-regulación. Recuerda que de estas semillas se han dado toda la variedad de cepas de cannabis que puedes encontrar en el mercado.

Las semillas de cannabis regulares, reciben este nombre porque se obtienen a partir de una planta macho y una hembra; y una vez sembradas pueden dar plantas macho o hembras (por lo general, un 66% de plantas hembras). Estas semillas son recomendadas para personas con experiencia en el cultivo de cannabis, capaces de reconocer las plantas machos y retirarlas al inicio de periodo de floración, así como a aquellos que desea comenzar a producir sus propias semillas. También es importante tener en cuenta que, para autoconsumo, con esta semilla será necesario tener un espacio mayor de cultivo.

Las semillas de cannabis feminizadas son aquellas que se al crecerán como plantas hembras (al menos un 99.9%), asegurando una cosecha de cogollos resinosos con mayor THC, sin necesidad de la selección de las plantas antes de la floración. Estas semillas se obtienen de plantas hermafroditas, es decir plantas hembras que, por condiciones extremas de clima, son capaces de polinizar a otra hembra, dando como resultado semillas sin cromosomas femeninos. Así, estas semillas feminizadas son ideales para cultivos de fácil floración, y sembradores con poca experiencia.

Por último, las semillas de auto-floración (también conocidas como automáticas) es la más noble para cultivadores primerizos, ya que su principal bondad es florecer sin necesidad de cambiar los ciclos de luz o eliminar a las plantas macho, además de que se acoplan a espacios interiores, exteriores o en invernadero. Si bien, el nivel final de THC puede variar, éste tipo de semilla suele producir cogollos con elevados niveles de cannabinoides sin necesidad de mayor cuidado. Estas semillas se originan del Cannabis Ruderalis (originario de Rusia central), que han evolucionado para no necesitar muchas horas de luz y resistir las bajas temperaturas.

Ahora que conoces un poco más de los tipos de semillas, podrá saber cuál es la semilla ideal para tus clientes. Sólo recuerda que una diversidad de cepas se desprenden de cada tipo de semilla y todas ellas podrás encontrarlas en tiendas especializadas.

Moda cannábica: pipas, bongs, grinders, cajas y más… (1a. parte)

Porque una grow shop no son sólo semillas; ofrece a tus clientes todos los accesorios que necesitan.

El cultivo para auto-consumo, además de sus ventajas ecológicas, sociales y económicas, también ha dado paso a la “moda cannábica”. Es importante que en tu grow shop consienta a tus clientes con lo último en accesorios para forjar, consumir y almacenar cannabis. Aquí te hablamos de algunos de los principales accesorios que no deben faltar en tu tienda.

El primero entre los indispensables, es la pipa.

La pipa más tradicional es el chilum (o chillum), de forma cónica, que puede ser de arcilla, pierda o madera. Su origen aun es desconocido y disputado entre la India y Sudáfrica; en el país africano se han encontrado antiguos chillums (aun sin datar), pero en la región hindú se ha utilizado por monjes hindúes de los Himalaya desde el siglo XVIII. Y es que en India el acto de fumar, tiene un trasfondo ceremonial, ya que cada vez que se enciende el chillum, se repite la frase boom Shankar (aunque no existe una traducción exacta, boom es sonido y Shankar es uno de los nombres de Shiva, por lo cual podría traducirse como el sonido que invita a Shiva), tocando la frente, para hacer saber a Shiva y los demás dioses que se ha prendido el fuego y se les invita a fumar con ellos. Además el chillum se tiene que pasar de mano en mano, recordando el sentido de comunidad. Si bien, este artefacto para fumar es de la predilección de consumidores mayores, se siguen fabricando de manera artesanal y con nuevos materiales como chilums de aluminio.

La pipa común o “cachimba”, constituida por la cámara de combustión y la cánula (pequeño tubo) que termina en la boquilla, le da una forma singular y distintiva. Es importante no confundir las pipas para tabaco con las pipas para cannabis. Las primeras suelen ser más grandes ya que la requieren más tabaco y mayor espacio para la combustión, mientras que las pipas de cannabis son más pequeñas con la cánula más larga. Originalmente los materiales más comunes eran madera y hueso tallado, pero de acuerdo a la región del mundo se ha adaptado, dando paso a pipas de brezo, arcilla, vidrio porcelana, piedra e incluso de aluminio.

Otra de las pipas más conocidas es la shisha, término que proviene del persa shishe “vaso”; pero también es conocida como narguile, también del persa nàrgil “coco”; o como hookak, proveniente del árabe uqqa “caja pequeña, jarro o tarro”. Todos estos nombres –como los derivados de estos- hacen referencia a su forma básica. Se cree que se originó en la India o Pakistán, donde originalmente eran hechos a base de coco; de ahí comenzó su peregrinar por Persia, hasta Turquía, donde tomo el aspecto que ahora conocemos y su popularidad. Tradicionalmente la shisha se fuma en grupo, y aunque es más común utilizar tabaco, es una buena forma de retomar el nivel social del cannabis.

Y por último, el bong. Es una pipa que filtra previamente el humo, sumergiéndolo en agua en forma de pequeñas burbujas. Originalmente eran de Vietnam donde se fabricaban con caña de bambú y la llamaban baung. Llegan a los Estados Unidos (presumiblemente, a través de los soldados) donde se popularizan y diversifican. Ahora existen en madera, plástico, metal y los más conocidos, de vidrio de boro silicato.

Las posibilidades son muchas, diferentes tamaños, colores, formas y tipos. Todos ellas con beneficios específicos, pero lo importante es que cada una de ellas tiene sus adeptos, por eso es importante siempre tener un amplio surtido para complacer a los fumadores constantes y a aquellos que aun buscan su pipa favorita.

 

El comercio de cannabis, una alternativa económica.

Las grow shops se han convertido en una opción económica rentable, que hará feliz tanto a comerciantes como consumidores.

Solamente en Estados Unidos se ha declarado legal el consumo de cannabis recreativa en cuatro estados, en los últimos cuatro años. Los primeros fueron Colorado y Washington en 2012, seguidos por Alaska en noviembre de 2014 y el primero de octubre de este año entró en vigor la legalización en Oregon. Esté ultimo con una infraestructura previa de drugstores que vendían cannabis medicinal. A estos estados, se suma la reserva india Santee Sioux en Dakota del Sur que han anunciado esta semana (a pesar de que el estado, mayormente republicano y consercador, aun no permite el consumo de enervantes) un resort dentro de su complejo de Hotel-Casino, dedicado exclusivamente a la mariguana, donde se podrá adquirir y fumarla, siempre y cuando se cuente con la mayoría de edad. Además de ser el primer lugar en Estados Unidos donde se consumirá públicamente, la reserva india realizara todo el  cultivo del cannabis que se consuma, ofreciendo más de 60 variedades de hierba a sus huéspedes.

Esta noticia ha impactado dentro y fuera del país estadounidense por que confirma la tendencia al alza, del apoyo por parte de la opinión pública sobre la legalización del cannabis recreativo y la cultura de la siembra de cannabis para auto-consumo. Así como la creciente actividad económica que se abre ante la legalización para resorts, grow shops y todo lo referente a la cultura cannábica. No esta demás comentar que la reserva proyecta ganancias de más de dos millones de dólares anuales, actualmente con más de cien reservaciones en sólo una semana de haber hecho público la apertura del resort cannábico. Mientras la Asociación de Comerciantes de Cannabis de Oregon (OCIA por sus siglas en inglés) reportaron ventas de once millones de dólares durante la primera semana de venta legal en ese estado.

Estas cifras tendrán que ser tomadas en cuenta en las próximas discusiones parlamentarias sobre la legalización del cannabis, pero sobre todo por los comerciantes interesados en difundir la cultura cannábica, que va más allá de la venta del cannabis. Existe toda una industria del cultivo responsable (semillas, herramientas de cultivo, fertilizantes e insecticidas, etc.) creciendo rápidamente y reportando grandes beneficios económicos y culturales.