Archivo de la categoría: Mascotas animales plantas

La salud del perro

Hay pocas cosas que nos lleguen más hondo que nuestras mascotas. No obstante, es hora de ver si su perrito está sano.

Los perros no pueden hablar, y confían esencialmente en ti para que seas el cuidador de su salud.

Una de las enfermedades más común es…la alergia. Picazón constante, dificultades para respirar, secreciones,…Todo esto son señales de que tal vez tu mascota sufre una alergia.

Oh, sí. Igual que los humanos, los perros son alérgicos a cosas. Más o menos un 20% de los perros con hogar tienen alergias, aunque no lo saben.

Dermatitis alérgica

Como su nombre indica, esta es una alergia de la piel. Viene por una hipersensibilidad a ciertas sustancias tan comunes como el polvo.

Si tu perro se lame y rasca muy a menudo, en especial la tripa y las patas, es probable que sufra esta dolencia. Comprueba si su saliva deja manchas; también es posible que su abdomen cambie de color a rojo, y después a negro.

Pulgas

Esta es la alergia más común entre los perros, aunque no es a las pulgas concretamente, si no a su saliva.

Para ver si la alergia de tu perro es a las pulgas, hay que hacer un test en el veterinario. Si sale positivo, hay que poner un control muy estricto: hay muchas opciones para mejorarlo, como medicamentos, sprays, champús,…

Inhalación

Como las personas, los pereros pueden ser hipersensibles a ciertos alérgenos del aire, como el polen, el moho, o el mismo polvo.

No obstante, ellos reaccionan rascándose y lamiéndose, en lugar de estornudando y tosiendo.

Alimentos

Como toda criatura viva, un perro también puede ser alérgico a una comida concreta. Se parece mucho a otras alergias, así que es muy difícil de diagnosticar.

Lo primero que hay que hacer es quitar de la dieta de las mascotas todo aquello que pueda ser origen de alergias, y luego agregar de manera gradual un ingrediente cada semana. Si los síntomas reaparecen con ese ingrediente, bingo.

No obstante, es posible que los síntomas no aparezcan en un espacio de tiempo tan corto. Lo mejor es cotejar los resultados con el veterinario.

Educando al perro

Perros: Cómo lograr que hagan sus necesidades

El animal tiene que hacer sus cosas sobre papel de periódico, pero no debes tirarlo: cuando estén impregnados del olor, estos papeles atraerán al perrito, que los buscará y volverá a hacer sus cosas sobre él.

Poco a poco iremos poniendo estos papeles en el lugar de la casa que queramos que utilice como baño. Cuando el cachorro esté ya acostumbrado podremos retirar los periódicos.

Puede suceder que el animal se descuide y haga sus cosas en otro sitio. Es absurdo castigarlo excepto si se le atrapa con “las patas en la masa”, es decir, justo cuando lo está haciendo. Entonces hay que negar con firmeza y señalar el lugar donde está la suciedad. Entonces se lleva allí donde debe hacer sus cosas y cuando las hagas, se le debe felicitar.

Ante todo no hay que castigarlo si no se le pilla in fraganti. No lo llames para castigarlo, no restriegues su nariz contra la suciedad, no lo insultes. No te entenderá en absoluto, sólo pensará que eres malo con él sin motivo aparente. Es un perro, no un ser humano, y no razona igual que nosotros.

Hay que recordar que el lugar escogido siempre debe ser el mismo. No olvides utilizar las órdenes para que haga sus necesidades cuando veas que las hace; al final estas palabras se grabarán en su mente y hará sus cosas a tu orden.

Gracias a esta educación, tu cachorro se convertirá en un perrito limpio y aseado digno de todo nuestro orgullo.

Hay gente que saca a sus perros dos veces al día, más o menos, para que evacúe; es una gran idea, ya que a la vez que hacen sus cosas se ejercitan. No obstante, esto debe hacerse una vez superadas todas las etapas del entrenamiento.

En la calle, para dejar que el perro haga sus cosas, lo mejor es que sea en un lugar apartado para no incomodar a los transeúntes.

Hay marcas que han conseguido una serie de productos químicos que inducen a los perros a orinar y excretar sobre ellos, pudiendo así elegir dónde quierese que lo haga. Hay otros productos, además, para poner en los sitios que no quieres que tu perro ensucie.

Educar un cachorro

Educar a un perro desde cachorro

Los perros son criaturas sociales, de manera que buscrán la mejor relación posible con sus dueños, siempre basándose en la confianza y el honor más formidable. Ellos descienden del lobo, un animal con gran carga social; a través del entendimiento de esta hermosa criatura se adquiere conocimiento más profundo de la relación entre el perro y el hombre, siempre viendo al ser humano como parte de una manada.

Sólo a través de esta sencilla información, ahora podemos comprender más del 90% de lo que es un perro, y de su relación con las personas. Así le daremos una mejor educación al cachorro que llega a casa, incluyéndolo en nuestra manada y estableciendo la adecuada jerarquía.

¿El perro alfa? ¿Mito o realidad? Gracias a toda la documentación científica sabemos que es totalmente verídico. Todas las manadas de lobos tienen un alfa, un líder que entre sus funciones tiene la de impedir peleas entre miembros, proteger a los demás,… Todos los subordinados del alfa siguen su liderazgo y orientación, y esto mantiene la unidad de la manada.

Si tu perro se cree el alfa, tienes problemas. No debe tener ninguna duda de que tú eres el lider, y él tu subordinado: debes presentarte como el perro alfa desde el principio, y jamás dejarle tu puesto.

Una manera en que los alfa se comunican es a través del contacto visual. Si el cachorro parece tierno y encantador seguramente será que te acepta como líder, pero si muestra cierta dominancia debes exigirle que te respete. Este respeto se consigue gracias a ciertas tácticas de adiestramiento a través de las cuales le enseñarás a entender la jerarquía.

Todo este trabajo debe empezar en cuanto el perrito llega al mundo: es una experiencia que dura toda la vida del animal. Es distinto a enseñarle a quedarse en pie, a sentarse o a dar la patita, porque necesita más que unas golosinas. Cuando el perro y su dueño crean un vínculo, no se puede deshace

Cuidar del perro

Las siete claves para cuidar de un perro

“El perro es el mejor amigo del hombre”. Esto es algo repetido hasta la saciedad. Por desgracia, no siempre el hombre es el mejor amigo del perro.

El cuidado de nuestros fieles amigos es algo a lo que debemos prestar toda la atención: ellos dependen de nosotros.

Estas siete claves puede que te ayuden.

Vacunas. Hay que mantenerlo vacunado. En la calle tu mascota siempre está en riesgo de encontrarse con animales enfermos, de modo que las vacunas lo protegerán de un contagio.
Correa. Por supuesto que es bonito ver a tu perro correr libremente, pero seamos realistas: la ley exige que en los lugares públicos vayan atados con su respectiva correa. Además, es importante que podamos tener a nuestra mascota bien amarrada para cruzar la calle, o para controlarlo si encontramos un animal agresivo.
Veterinario. De la misma forma en que nosotros tenemos que hacernos una revisión médica de tanto en tanto, es de vital importancia hacerle un chequeo a nuestro perro al menos dos veces al año. Ellos no pueden hablar: no siempre sabremos si les pasa algo.
Baño. Es posible que tu perro no sea muy amigo del baño, pero es importante asearlo una vez al mes, más o menos, para que su pelaje y su piel se mantengan. Puede ser una grata experiencia, si acostumbran a tu mascota desde pequeña.
Limpieza. Es increíble cómo algunos propietarios tienen a sus perros en condiciones verdaderamente lamentables. Un entorno sucio y desordenado puede volver deprimente e incluso agresivo a tu perro.
Alimentación. Un perro puede comer lo mismo un día y otro y otro…Y sin aburrirse. Lo más importante, pues, es darle comida de muy buena calidad en función de su edad y necesidades. De tanto en tanto puedes darle algo de tu propia comida, pero sólo si es fresco. Las sobras no son buenas. Si tú no te las comes, entonces es mejor que él tampoco.
Afecto. Parece absurdo hacer esta mención, pero a menudo el amor es lo que falta a los perros para alcanzar la felicidad. La carencia de cariño produce agresividad e incluso llega a convertirse en una enfermedad. Claro que el trabajo, los estudios, etc, nos roban mucho tiempo, pero siempre debemos dedicar algo de tiempo a nuestro amigo. No se trata sólo de llevarlo a pasear para que haga sus cosas, si no que hay que jugar con él, hacer algunas cosas con él.
Cuidar un perro no es tan difícil como parece. Sólo hay que recordar ciertas cosas: está vivo, siente, y necesita tu amor.

Claves para cuidar perros

Las siete claves para cuidar de un perro

“El perro es el mejor amigo del hombre”. Esto es algo repetido hasta la saciedad. Por desgracia, no siempre el hombre es el mejor amigo del perro.

El cuidado de nuestros fieles amigos es algo a lo que debemos prestar toda la atención: ellos dependen de nosotros.

Estas siete claves puede que te ayuden.

Vacunas. Hay que mantenerlo vacunado. En la calle tu mascota siempre está en riesgo de encontrarse con animales enfermos, de modo que las vacunas lo protegerán de un contagio.
Correa. Por supuesto que es bonito ver a tu perro correr libremente, pero seamos realistas: la ley exige que en los lugares públicos vayan atados con su respectiva correa. Además, es importante que podamos tener a nuestra mascota bien amarrada para cruzar la calle, o para controlarlo si encontramos un animal agresivo.
Veterinario. De la misma forma en que nosotros tenemos que hacernos una revisión médica de tanto en tanto, es de vital importancia hacerle un chequeo a nuestro perro al menos dos veces al año. Ellos no pueden hablar: no siempre sabremos si les pasa algo.
Baño. Es posible que tu perro no sea muy amigo del baño, pero es importante asearlo una vez al mes, más o menos, para que su pelaje y su piel se mantengan. Puede ser una grata experiencia, si acostumbran a tu mascota desde pequeña.
Limpieza. Es increíble cómo algunos propietarios tienen a sus perros en condiciones verdaderamente lamentables. Un entorno sucio y desordenado puede volver deprimente e incluso agresivo a tu perro.
Alimentación. Un perro puede comer lo mismo un día y otro y otro…Y sin aburrirse. Lo más importante, pues, es darle comida de muy buena calidad en función de su edad y necesidades. De tanto en tanto puedes darle algo de tu propia comida, pero sólo si es fresco. Las sobras no son buenas. Si tú no te las comes, entonces es mejor que él tampoco.
Afecto. Parece absurdo hacer esta mención, pero a menudo el amor es lo que falta a los perros para alcanzar la felicidad. La carencia de cariño produce agresividad e incluso llega a convertirse en una enfermedad. Claro que el trabajo, los estudios, etc, nos roban mucho tiempo, pero siempre debemos dedicar algo de tiempo a nuestro amigo. No se trata sólo de llevarlo a pasear para que haga sus cosas, si no que hay que jugar con él, hacer algunas cosas con él.
Cuidar un perro no es tan difícil como parece. Sólo hay que recordar ciertas cosas: está vivo, siente, y necesita tu amor.

Heces del perro

Por qué recoger las heces de tu perro

Hay un dicho que cuenta que pisar los excrementos de un perro trae buena suerte; tal vez sea esa la razón por la que muchos dueños de perros tienen la buena costumbre de no recoger las heces que sus mascotas dejan en la calle.

Seamos realistas: esto puede afectar a la salud, porque los excrementos contienen una gran cantidad de enfermedades y bacterias que pueden infectar a nuestros perros e incluso a nosotros mismos.

Para introducirte al comportamiento de los perros vamos recordar que las actuales razas, según las investigaciones de la Universidad de California, gracias a la comparación de 152 lobos de todo el mundo y 140 perros domésticas de 27 razas diferentes, han resuelto que las secuencias de ADN son un 99.8% iguales, así que es seguro que el perro desciende del lobo. De esta manera hay ciertas conductas del lobo, canis lupus, que se extrapolan al perro, el canis familiaris.

Los perros, igual que otros animales con costumbres jerárquicas, crean mapas mentales para poder orientarse en su territorio. Gracias a un canal químico ponen sus señales para comprender los límites de ese mismo territorio, y son renovadas con frecuencia.

Un estudio llevado a cabo por Isabel Barja, de la Universidad Autónoma de Madrid, sacó, entre otras conclusiones, una que reza que “el emplazamiento de las haces del lobo sobre lugares elevados y llamativos, como cruces de caminos, se usan como marcas olorosas y visuales”.

Es lógico pensar, pues, que los perros sigan las mismas pautas. De esta manera, el contacto entre los perros y sus excrementos (o de otros) es muy estrecho, así que la probabilidad de contagio también es grande.

Aún a pesar de las campañas informativas realizadas y de la colocación de papeleras con bolsitas, la creación de parques caninos (que por otro lado no cumplen su función), hay personas que sencillamente no recogen las heces de sus perros. Estos descuidos, si se quieren llamar así, son un problema para todos, incluidos los dueños y amantes de los animales, que son increpados en casi todo el mundo por tener perros…con cierta razón, si tenemos en cuenta la cantidad de “minas” que encontramos por la calle.

Según la Ordenanza Municipal que regula la tenencia de animales de compañía:

“Las personas que conduzcan perros y otros animales, deberán impedir que éstos depositen sus excrementos en aceras, paseos, jardines y, en general, en cualquier lugar dedicado al tránsito de peatones, salvo lugares habilitados especialmente para ello.”

“En cualquier caso, el conductor del animal está obligado a recoger y retirar los excrementos, teniendo que limpiar incluso la parte de la vía publica que haya podido resultar afectada.”

“De acuerdo con lo que dispone el apartado anterior, el conductor del animal podrá proceder de la siguiente manera:

a) Recoger las deposiciones de forma higiénica mediante bolsas impermeables.

b) Depositar los excrementos dentro de bolsas impermeables, perfectamente cerradas, en papeleras, contenedores u otros elementos de contención señalados por los servicios municipales.

c) Depositar los excrementos sin ningún envoltorio en los lugares habilitados especialmente para ello o en la red de alcantarillado a través de los imbornales.”

Desde aquí queremos exponer los perjuicios que pueden ocasionar las heces abandonadas en la calle, incluso a nuestros seres queridos. Aquí una lista de enfermedades transmitidas por estas omisiones:

Giardiasis
Las giardias son una de las causas más frecuentes para las diarreas en los perros. En ocasiones se acompaña con vómitos. Es muy difícil de diagnosticar y aun más de tratar, sobre todo cuando da lugar a inflamaciones y multiplicación de flora intestinal.

La diarrea puede llegar hasta 5 días después de la exposición.

La enfermedad no es peligrosa en sí, pero si el infectado es un cachorro o un perro ya anciano hay muchas posibilidades de que recoja otras mucho peores.

Teniasis
Se contagia a través de las heces por la ingestión de huevos, carnes, vísceras, etc, que haya en los quistes del interior de los extrementos. Su cuadro clínico es básicamente pizacón en la zona perianal, es decir, en los alrededores del ano.

Criptosporidiosis
Esta enfermedad la causa un diminuto parástico llamado Cryptosporidium parvum.

En las exploraciones se ha descubierto que la principal fuente de infección son los perros jóvenes con diarrea. El alto nivel contagio se explica por el gran número de ooquistes que echan las heces.

Los seres humanos se pueden infectar al beber por accidente agua contaminada, como en piscinas, lagos, etc, o con la ingesta de alimentos igualmente contaminados, e incluso al tocar objetos manchados con estas heces.

Los portadores, casi siempre adultos, son una fuente infecciosa extra para los pequeños.

El síntoma más normal es la diarrea acuosa, pero también puede verse deshidratación, cólico, fiebre, vómitos, pérdida de peso y náuseas.

Casi todo el mundo mejora sin tratamiento, pero los que sufren SIDA o cualquier ennfermedad que afecta al sistema inmunológico puede presentar serios problemas.

Amebiasis
Esta enfermedad se manifiesta en el intestino grueso y en ocasiones en el hígado.

Durante la incubación de la amabea que origina esta infección no se presentan síntomas, pero después podemos ver diarrea intermitente, heces malolientes, gases, inflamación intestinal, calambres abdominales, fiebre, sangre en las heces, cansancio,…

Toxocariasis
Esta enfermedad afecta a los perros, en especial a los jóvenes y los cachorros, pero puede ser transmitida al ser humano. Se produce por un nematodo que vive en el intestino delgado; los huevos se eliminan a través de los extrementos.

La hembra, si está preñada, puede transmitir esta enfermedad a sus cachorros.

La infección a los hombres se da por motivos tan sencillos como acariciar a un perro que tenga los huevos pegados al pelaje y luego tocándose la boca.

Ancylostomiasis
Los ancylostomas, también llamados anquilostomas, son parásitos que perjudican a perros y gatos por igual.

Las hembras maduras de anquilostoma ponen muchísimos huevos en el intestino del huesped. Estos huevos pasan a las haces. Ls larvas se vuelven contagiosas entre 2 y 8 días después, dependiendo del clima. El ciclo se repite cuando las susodichas larvas son ingeridas, o penetran en la piel de un huesped nuevo.

Los cachorros infectados pueden morir por pérdida de sangre antes de alcanzar las tres semanas de edad. Pueden parecer saludables al principio, pero rápidamente se deterioran. Estos cachorros mostrarán encías pálidas, extrementos oscuros con presencia de sangre. Pueden morir antes incluso de que sean detectados los huevos en las heces, cosa que no ocurrirá hasta unos 14 o 16 días después de la infección.

Los perros adultos con infsetaciones severas pueden mostrar anemia y deshidratación, y sus heces serán de color rojo oscuro o negro.

Además, los ancylostomas pueden amenazar a los humanos.

Cenurosis
Esta es una enfermedad parasitaria causada por el Coenurus Cerabralis, la forma inmadura del Taenia multiceps, un cenuro cuya forma adulta parasita al perro y a muchos carnívoros silvestres.

Si el animal come vísceras de una oveja modorra, pasarán ciertas membranas del cenuro, con pequeñas larvas, hasta su intestino. Luego esas larvas se fijarán a la mucosa y producirán los anillos de omás tenias: quedarán totalmente formadas en torno a las cuatro semanas después.

El perro no padece esta enfermedad, pero puede transmitírsela a otros animales, e incluso al hombre.

Moquillo
Esta enfermedad, llamada también distemper canino, se produce por un virus. Es altamente contagiosa y muy mortal, no sólo para los perros sino también para muchos tipos de animales domésticos.

A menudo se contagia a través de secreciones corporales que están afectados por la enfermedad, pero las personas pueden traer el virus en la ropa, en los zapatos, e incluso puede infectar a nuestras mascotas a tgravés de las ventanas y las puertas abiertas.

Esta infección tiene una increíble cantidad de síntomas, lo que le da el nomb re de “enfermedad de los mil síntomas”: decaimiento, aumento en la temperatura corporal, secreción mucosa de colro verde amarillento en los ojos y en la nariz, tos, vómitos, diarrea, conjuntivas irritadas, las almohadillas de las patas se endurecen y resquebrajan, convulsiones,…

Salmonelosis
Esta enfermedad se causa por ciertas bacterias que se ubican en el tracto intestinal. La salmonella se esparce a través de las heces y produce diarrea, algo muy grave en los jóvenes, ancianos, y los que poseen un sistema inmunológico débil.

Los animales infectados no suelen mostrar síntomas, pero en ocasiones pueden tener diarrea acuosa y maloliente, dolor abdominal, deshidratación, shock, e incluso la muerte. Es más grave en animales estresados, en cachorros, o en hembras preñadas.

Buena parte de estas enfermedades no tienen más que ciertas molestias, como la diarrea, y desaparece deprisa. Otras pueden traer consigo consecuencias tanto para nosotros como para nuestras mascotas. Las peores pueden ocasionar la muerte de nuestros propios perros e incluso de otros animales, que no dejan de formar parte de nuestro entorno.

No intentamos hacer que los dueños que ignoran los excrementos de los perros sean criminales. Sólo tratamos de conscienciar a la población sobre la necesidad de mantener nuestros hogares, pueblos y ciuidades limpios por el bien de la salud.

Todo lo dicho anteriormente se puede prevenir con dos sencillas acciones: recoger los excrementos de nuestras mascotas durante el paseo, y mantenerlas sanas gracias a las vacunaciones y desparisitaciones necesarias.

Para terminar, animamos a los pocos reticentes a recoger las haces y depositarlas en los lugares preparados para ello: esta simple acción por sí misma demsotrará un increíble grado de civismo y un gran amor por los animales.

Cría Canina

El Dinero y la Cría Canina

La cría de perros es algo muy personal y humano; debes empezar lleno de amor por los animales, un dinero ahorrado, y el deseo sincero de querer hacerlo por las razones adecuadas. Así, si se hace adecuadamente, puedes recibir una buena recompensa financiera, pero recomendamos noa bandonar el trabajo, porque la cría de perros no da beneficios de hoy para mañana. Puede convertirse en una experiencia verdaderamente descorazonadora.

A la hora de criar caninos hay que tener en cuenta una serie de cosas:

Debes conocer el tipo de perro al que vas a criar. Las mejores razas para esto, gracias a su intelecto, fidelidad, carácter y nobleza son los Golden Retriever, los Labradores, los Yorkshire Terrier, Los Pastores Alemanes, Beagle, Teckel, Boxer, Caniche, Shih Tzu y Schnauzer Miniatura.
Hay que tener en cuenta tu propia relación con la raza en cuestión. Tu personalidad y la de los padres deben encajar, incluso en estos duros momentos.
Conocer el mercado, la demanda de ciertas razas, etc, sería un añadido muy útil antes de empezar.
Conoce a criadores de reputación que puedan enseñarte a avanzar. No debes estar solo en esta aventura.
Comprar un perro con la mejor ascendencia que puedas; debes conocer su historia, su genética, cualquier problema de conducta o salud. Lo mejor es comprar a un criador de perros y no a un “fabricante en masa”, porque el primero lo hace puramente por su amor a los animales, y el segundo por su amor por el dinero.
Pide consejo a algún veterinario, para averiguar más sobre la salud, el alojamiento, el aseo,…tanto de los padres como de los futuros cachorros.
Deberías participar en competiciones y exhibiciones. Se tratan de herramientas para la educación, y te darán la oportunidad de observar a tus canes y a otros de la msima raza.
Estudia sobre partos y cesáreas. Debes estar preparado ante cualquier eventualidad, así que lo mejor que puedes hacer es pedirle a un veterinario o un criador que te deje ver cómo lo hace.
Por último pero no menos importante, publicítate. Deja de tus compradores te conozcan, y sobre todo asegúrate de que tus cachorros caigan en buenos hogares. Incluso cuando la compra ya esté acabada, intenta mantener un cierto contacto en la vida del cachorro.
Siguiendo estos pasos, con un poco de suerte y mucha tenacidad, podrías llegar a recibir grandes ingresos, mucho dinero y aún más amor.

Perros destructivos

Los perros destructivos

La explicación a la mayoría de las conductas destructivas del perro se encuentran casi siempre en su origen.

El ancestro primero del perro es el lobo; en la naturaleza éste caza para poder sobrevivir, lo que implica un increíble consumo de energía, mucho esfuerzo tanto físico como psicológico.

Buena parte de las conductas del perro se asemejan a las del lobo, como, por ejemplo, la caza. No olvidemos también que muchas razas fueron criadas para eso, al fin y al cabo, y también hay otras que empezaron para trabajar duramente en el campo.

La vida del hombre actual es diferente al de entonces, por supuesto; con la tecnología llega el sedentarismo. Ahora, para el ser humano el campo significa descanso, no ejercicio.

El problema es que estos cambios de rutina también afectan a nuestras mascotas: los perros de hoy en día no tienen que cazar ni trabajar para ganarse su comida. Los labradores ya no cazan ni recogen aves, los dálmatas no corren junto a los coches tirados por caballos, los rottweilers no pastorean y los Fox Terrier no cazanr atones.

No obstante, siguen manteniendo sus instintos ancestrales. El problema no radica en el espacio del que disponen, sino en la propia acividad: necesitan correr, perseguir y ser perseguidos, dominar y ser dominados, gastar en definitiva toda la energía que poseen.

Hablando de cachorros, debemos decir que además de todo lo anterior puede que el problema sea, simplemente, cosa de inmadurez.

Un perro no rompe cosas por malicia o rencor, es sólo que es demasiado joven, que le falta ejercicio, está aburrido, o tal vez no reciba la suficiente atención.

Es nuestra responsabilidad como dueños, pues, darles a los animales todo lo que necesitan, incluído el ejercicio. Ellos no han pedido estar con nosotros, así que antes de juzgarlos deberíamos reflexionar y tratarlos justamente

Perros saltarines

Los perros saltarines

Vamos a centrarnos en los perros que saltan encima de la gente, pero también vamos a ver ciertos casos de caninos que saltan sobre otros perros, sobre muebles,…incluso sobre los fogones de la cocina.

Hay propietarios que tratan de arreglarlo con varias órdenes distintas y más bien confusas, que no ayudan en nada. Otros están demasiado desesperados y no saben qué probar.

Este es un problema muy usual y que tiene arreglo. No obstante, lo mejor es entender qué motiva este comportamiento, y así podremos tratarloe exitosamente.

Hay dos motivos básicos para que un perro salte sobre su dueño:

La primera es que intenta darte la bienvenida. Puede estar simplemente “saltando de alegría”, aunque por lo general es una cuestión instintiva: se trata de intentar alcanzar tu cara para darte un saludo agradable, como harían con otros perros, como el lobo subordinado lame el hocico del alfa. Si lo recibes con caricias, palabras dulces y muchos elogios, estás reforzando su comportamiento: le estás diciendo que quieres que salte, así que lo hará más.

La segunda posibilidad, la que es más peligrosa aunque menos usual, es que está intentando demostrar su dominancia. Cuando un perro pone su cabeza o sus patas sobre la espalda de otro, quiere decir que intenta poner algo de presión y dominarlo. Es lo mismo con las personas: apoya sus patas delanteras sobre tu pecho para decirte que es el jefe.

Es de vital importancia identificar esta conducta y entender la relación que tiene contigo. Un perro desobediente no es tonto, simplemente puede que no te reconozca como su jefe (Eso no significa que no te considere su compañero, ¡todo lo contrario!, eres más bien su inferior).

Sea cual sea su sexo, si el perro salta sobre ti de este modo, es posible que te intente demostrar su poder. Es muy posible que tengas que trabajar en la corrección. Te recomendamos las tácticas que encontrarás en este libro.

Si es tu caso, vas a necesitar más que ignorar al animal hasta que se quede quieto. Puedes decir con fuerza “no”, rociarlo con agua, e incluso empujarlo hacia abajo, para que por lo menos se interrumpa la acción de saltar sobre ti para dominarte.

Hay personas a las que no les importa que el perro salte como saludo, porque responden con un sencillo “hola”. Por supuesto, no queremos que nuestras mascotas piensen que no las queremos, o que no deben alegrarse de vernos. Pero puede ser un problema si el animal brinca sobre familiares o amigos, e incluso puede ser peligroso. Por suerte, un perro bien educado aprenderá a saltar a tu orden, como en un juego.

Pero pongamos una reglas.

En el momento del saludo, vamos a intentar que el perro no salte, simplemente. Pon las manos hacia abajo y dile “quieto” con firmeza; una vez esté entrenado responderá con rapidez a tu orden.

Como en todo entrenamiento, lo mejor es no introducir ninguna palabra hasta demostrar la acción correcta. Sólo cuando empiece a obedecer por su cuenta podrás empezar a usar el comando.

Por supuesto, la prevención no siempre funciona en seguida, sobre todo con los más pequeños. Deberás aprender a reccionar cuando empiece el salto, y en especial tienes que saber que es lo que NO puedes hacer, como por ejemplo ser demasiado entusiasta en el saludo, porque eso refuerza su conducta.

Tampoco debes empujar al perro lejos; por instinto volverá aún más fuerte. Es la misma razón por la que tira de la correa durante el paseo: la fuerza ejercida lo alienta.

Dale la espalda al animal cuando salte, ignóralo. Pídele con calma que se siente, y cuando se tranquilice (en especial si se ha sentado), puedes girarte y saludarlo. Repite el proceso si vuelve a empezar.

Ante todo, mucha paciencia. Es posible que necesites muchas repeticiones. A veces se recomienda darle un golpecito con la rodilla para desequilibrarlo durante el salto; lo mejor, no obstante, es darle la espalda.

El mejor consejo que podemos dar es que, a la hora de saludar, seas tranquilo y te pongas a su nivel, es decir, de rodillas o en cuclillas; esta posición es relacionada siempre con un elogio inmediato.

Cuando alguien nuevo llega a casa lo mejor es evitar todo tipo de contacto.

Si te has impuesto como líder de la manada, no dejes que el perro te robe el puesto cuando abres la puerta: antes de abrir a las visitas ordénale que se siente o se quede quieto.

El animal responderá a tu serenidad y firmeza, y acabará por entender que no hay que saltar cuando abres o a tu llegada.

Si a pesar de todo no consigues que nada funcione para evitar ese molesto salto, sólo queda una opción: ¡más ejercicio! Los perros necesitan mucha más actividad de la que creemos, y si no gastan energía con nosotros empezarán a brincar como posesos a la menor oportunidad. El ejercicioe s fundamental en el entrenamiento, en este o cualquiera.

La salud del perro

Hay pocas cosas que nos lleguen más hondo que nuestras mascotas. No obstante, es hora de ver si su perrito está sano.

Los perros no pueden hablar, y confían esencialmente en ti para que seas el cuidador de su salud.

Una de las enfermedades más común es…la alergia. Picazón constante, dificultades para respirar, secreciones,…Todo esto son señales de que tal vez tu mascota sufre una alergia.

Oh, sí. Igual que los humanos, los perros son alérgicos a cosas. Más o menos un 20% de los perros con hogar tienen alergias, aunque no lo saben.

Dermatitis alérgica

Como su nombre indica, esta es una alergia de la piel. Viene por una hipersensibilidad a ciertas sustancias tan comunes como el polvo.

Si tu perro se lame y rasca muy a menudo, en especial la tripa y las patas, es probable que sufra esta dolencia. Comprueba si su saliva deja manchas; también es posible que su abdomen cambie de color a rojo, y después a negro.

Pulgas

Esta es la alergia más común entre los perros, aunque no es a las pulgas concretamente, si no a su saliva.

Para ver si la alergia de tu perro es a las pulgas, hay que hacer un test en el veterinario. Si sale positivo, hay que poner un control muy estricto: hay muchas opciones para mejorarlo, como medicamentos, sprays, champús,…

Inhalación

Como las personas, los pereros pueden ser hipersensibles a ciertos alérgenos del aire, como el polen, el moho, o el mismo polvo.

No obstante, ellos reaccionan rascándose y lamiéndose, en lugar de estornudando y tosiendo.

Alimentos

Como toda criatura viva, un perro también puede ser alérgico a una comida concreta. Se parece mucho a otras alergias, así que es muy difícil de diagnosticar.

Lo primero que hay que hacer es quitar de la dieta de las mascotas todo aquello que pueda ser origen de alergias, y luego agregar de manera gradual un ingrediente cada semana. Si los síntomas reaparecen con ese ingrediente, bingo.

No obstante, es posible que los síntomas no aparezcan en un espacio de tiempo tan corto. Lo mejor es cotejar los resultados con el veterinario.

Educando al perro

Perros: Cómo lograr que hagan sus necesidades

El animal tiene que hacer sus cosas sobre papel de periódico, pero no debes tirarlo: cuando estén impregnados del olor, estos papeles atraerán al perrito, que los buscará y volverá a hacer sus cosas sobre él.

Poco a poco iremos poniendo estos papeles en el lugar de la casa que queramos que utilice como baño. Cuando el cachorro esté ya acostumbrado podremos retirar los periódicos.

Puede suceder que el animal se descuide y haga sus cosas en otro sitio. Es absurdo castigarlo excepto si se le atrapa con “las patas en la masa”, es decir, justo cuando lo está haciendo. Entonces hay que negar con firmeza y señalar el lugar donde está la suciedad. Entonces se lleva allí donde debe hacer sus cosas y cuando las hagas, se le debe felicitar.

Ante todo no hay que castigarlo si no se le pilla in fraganti. No lo llames para castigarlo, no restriegues su nariz contra la suciedad, no lo insultes. No te entenderá en absoluto, sólo pensará que eres malo con él sin motivo aparente. Es un perro, no un ser humano, y no razona igual que nosotros.

Hay que recordar que el lugar escogido siempre debe ser el mismo. No olvides utilizar las órdenes para que haga sus necesidades cuando veas que las hace; al final estas palabras se grabarán en su mente y hará sus cosas a tu orden.

Gracias a esta educación, tu cachorro se convertirá en un perrito limpio y aseado digno de todo nuestro orgullo.

Hay gente que saca a sus perros dos veces al día, más o menos, para que evacúe; es una gran idea, ya que a la vez que hacen sus cosas se ejercitan. No obstante, esto debe hacerse una vez superadas todas las etapas del entrenamiento.

En la calle, para dejar que el perro haga sus cosas, lo mejor es que sea en un lugar apartado para no incomodar a los transeúntes.

Hay marcas que han conseguido una serie de productos químicos que inducen a los perros a orinar y excretar sobre ellos, pudiendo así elegir dónde quierese que lo haga. Hay otros productos, además, para poner en los sitios que no quieres que tu perro ensucie.

Educar un cachorro

Educar a un perro desde cachorro

Los perros son criaturas sociales, de manera que buscrán la mejor relación posible con sus dueños, siempre basándose en la confianza y el honor más formidable. Ellos descienden del lobo, un animal con gran carga social; a través del entendimiento de esta hermosa criatura se adquiere conocimiento más profundo de la relación entre el perro y el hombre, siempre viendo al ser humano como parte de una manada.

Sólo a través de esta sencilla información, ahora podemos comprender más del 90% de lo que es un perro, y de su relación con las personas. Así le daremos una mejor educación al cachorro que llega a casa, incluyéndolo en nuestra manada y estableciendo la adecuada jerarquía.

¿El perro alfa? ¿Mito o realidad? Gracias a toda la documentación científica sabemos que es totalmente verídico. Todas las manadas de lobos tienen un alfa, un líder que entre sus funciones tiene la de impedir peleas entre miembros, proteger a los demás,… Todos los subordinados del alfa siguen su liderazgo y orientación, y esto mantiene la unidad de la manada.

Si tu perro se cree el alfa, tienes problemas. No debe tener ninguna duda de que tú eres el lider, y él tu subordinado: debes presentarte como el perro alfa desde el principio, y jamás dejarle tu puesto.

Una manera en que los alfa se comunican es a través del contacto visual. Si el cachorro parece tierno y encantador seguramente será que te acepta como líder, pero si muestra cierta dominancia debes exigirle que te respete. Este respeto se consigue gracias a ciertas tácticas de adiestramiento a través de las cuales le enseñarás a entender la jerarquía.

Todo este trabajo debe empezar en cuanto el perrito llega al mundo: es una experiencia que dura toda la vida del animal. Es distinto a enseñarle a quedarse en pie, a sentarse o a dar la patita, porque necesita más que unas golosinas. Cuando el perro y su dueño crean un vínculo, no se puede deshace

Cuidar del perro

Las siete claves para cuidar de un perro

“El perro es el mejor amigo del hombre”. Esto es algo repetido hasta la saciedad. Por desgracia, no siempre el hombre es el mejor amigo del perro.

El cuidado de nuestros fieles amigos es algo a lo que debemos prestar toda la atención: ellos dependen de nosotros.

Estas siete claves puede que te ayuden.

Vacunas. Hay que mantenerlo vacunado. En la calle tu mascota siempre está en riesgo de encontrarse con animales enfermos, de modo que las vacunas lo protegerán de un contagio.
Correa. Por supuesto que es bonito ver a tu perro correr libremente, pero seamos realistas: la ley exige que en los lugares públicos vayan atados con su respectiva correa. Además, es importante que podamos tener a nuestra mascota bien amarrada para cruzar la calle, o para controlarlo si encontramos un animal agresivo.
Veterinario. De la misma forma en que nosotros tenemos que hacernos una revisión médica de tanto en tanto, es de vital importancia hacerle un chequeo a nuestro perro al menos dos veces al año. Ellos no pueden hablar: no siempre sabremos si les pasa algo.
Baño. Es posible que tu perro no sea muy amigo del baño, pero es importante asearlo una vez al mes, más o menos, para que su pelaje y su piel se mantengan. Puede ser una grata experiencia, si acostumbran a tu mascota desde pequeña.
Limpieza. Es increíble cómo algunos propietarios tienen a sus perros en condiciones verdaderamente lamentables. Un entorno sucio y desordenado puede volver deprimente e incluso agresivo a tu perro.
Alimentación. Un perro puede comer lo mismo un día y otro y otro…Y sin aburrirse. Lo más importante, pues, es darle comida de muy buena calidad en función de su edad y necesidades. De tanto en tanto puedes darle algo de tu propia comida, pero sólo si es fresco. Las sobras no son buenas. Si tú no te las comes, entonces es mejor que él tampoco.
Afecto. Parece absurdo hacer esta mención, pero a menudo el amor es lo que falta a los perros para alcanzar la felicidad. La carencia de cariño produce agresividad e incluso llega a convertirse en una enfermedad. Claro que el trabajo, los estudios, etc, nos roban mucho tiempo, pero siempre debemos dedicar algo de tiempo a nuestro amigo. No se trata sólo de llevarlo a pasear para que haga sus cosas, si no que hay que jugar con él, hacer algunas cosas con él.
Cuidar un perro no es tan difícil como parece. Sólo hay que recordar ciertas cosas: está vivo, siente, y necesita tu amor.

Desinterés en los perros

Aquí vamos a tratar la atención propiamente dicha en los perros.

Es muy común ver a perros que no muestran ningún interés por sus dueños, ya sea en parques o en calles: van de aquí para allá sin hacer caso de ninguna orden. Lo más chocante de esto es que, en el hogar, para estos perros sus dueños son lo único a lo que prestan atención: sólo pueden pensar en pasar tiempo con ellos.

¿Qué es lo que sucede?

Bien…Lo que pasa es que nuestro perro llega a un lugar nuevo lleno de olores diferentes, tal vez incluso la presencia de otros canes. Su centro de atención cambia: acabará por divertirse más olisqueando todos los rincones de ese nuevo entorno que atendiéndonos a nosotros.

¿Qué causa esta conducta?

En la vida de nuestros perros hay una etapa temprana, en su tierna infancia, llamada Imprimación; la palabra inglesa, Imprinting, hace alusión a “grabar algo de forma imborrable”. Así pues, cuando nuestra mascota es todavía un cachorro, le permitimos que vaya por ahí olfateando todos los rincones, dejamos que su mayor placer durante el paseo sea dar con esos olores, y no nosotros. Estas experiencias se graban en su cerebro, y con el tiempo van a ir tomando más fuerza si no ponemos remedio.

Al final vamos a tener que esperar pacientemente a que el perro venga cuando lo llamamos, y sólo lo hará cuando termine de olerlo todo.

¿Cómo arreglarlo?

Bueno, la mejor manera es utilizando la prevención. Es decir que cuando es un cachorro, en cada paseo deberíamos convertirnos en la fuente de su placer: tenemos que jugar con él, recompensarlo,…en definitiva, actuar como líderes de manada. No perseguiremos al perro, sino que él nos seguirá a nosotros: cuando se ponga a oler algo que lo detenga entonces nos alejaremos para que nos busque, y lo premiaremos con juegos, chucherías,…Así mantendremos toda su atención en nosotros.

Debemos decir que, en caso de perros que ya han pasado estas etapas y tienen los olores como motivación primaria en los paseos, tienes que buscar la ayuda de un profesional, porque estos perros (llamados cariñosamente “perros aspiradora”) pueden ser muy difíciles de manejar en lugares abiertos.

La oferta de enero de Mundo Animal

Mundo Animal  inicia las ofertas del mes de enero con 3 ofertas de 12 y 20 euros de pienso para mascotas con la idea de reforzar el posicionamiento de la tienda de animales líder en calidad y atención al cliente que ofrece productos de primeras marcas al mejor precio.

Las ofertas de enero empiezan con el saco de comida para gatos Royal Canin Sterilized de 10 kilogramos que cuenta con un descuento de 12 euros sin compra mínima.

En la sección de comida para perros este mes hay dos ofertas, una de pienso Royal Canin Maxi Adult en su presentación de 15 kilos, que además incluye 4 kilos de pienso de regalo, y la otra oferta es del pienso líder en el mercado para perros adultos de razas gigantes Royal Canin Giant Adult en los sacos de 14 kilos que también llevan 4 kilos de este pienso para perros de regalo.

Como colofón, si el pedido es de más de 1 saco de los ofertados en la sección de perros, se realiza un descuento adicional que se puede consultar en el canal oficial de facebook de Mundo Animal.

Estas ofertas son válidas durante todo el mes de enero de 2013 y sin límite de compra por usuario, y se une a la oferta de productos en oferta de Mundo Animal que abarca desde camas para perros hasta todo tipo de accesorios para animales.

Las ofertas de última hora de Mundo Animal pueden seguirse a través de facebook o suscribiendote a la newsletter de Mundo Animal