Archivo de la etiqueta: abanicos

Abanico, El abanico sus inicios venta a mayoristas y tiendas online

Abanicos, historia e inicios de este artilugio tan querido,  común y especial a la vez es incierto y se pierde en el tiempo. Se podría afirmar que se halla en épocas prehistóricas, cuando el hombre descubre el fuego y para avivar las brasas recurre a agitar el aire con cualquier objeto a modo de abanico.

Suposiciones a parte, tenemos conocimiento de que los abanicos fueron empleados por egipcios, babilónicos, persas, griegos y romanos, gracias a la aparición de este instrumento en las representaciones artísticas de estos pueblos.

De Egipto, la representación más antigua que se conoce está en la cabeza de una maza ceremonial que se encuentra en el Asmolean Museum de Oxford. Perteneció a Narmer, que en torno al año 3000 a.C. unificó por primera vez el Alto y Bajo Egipto, y representa un cortejo real en el que aparecen dos esclavos con abanicos

Los abanicos egipcios eran de gran tamaño, fijos, de forma semicircular, de plumas y de largos mangos. Su función era doble: por un lado servían para dar aire y, por otro, espantaban los insectos.

Con el paso del tiempo el abanico se fue convirtiendo en un objeto ornamental indicativo de poder.

En la actualidad el abanico se emplea mucho como regalos para bodas, para los recuerdos de las invitadas, en www.kondiferencia.es encontraremos una sección dedicada a los abanicos donde podremos encontrar una gran variedad de abanicos de madera, abanicos pintados especiales para bodas.

Otras representaciones egipcias en las que aparecen abanicos las encontramos en las tumbas de Beni-Hasan, de la XII dinastía (1791-1796 a.C.), en los bajos relieves del Rameseo (dinastía XIX) y en los frescos de Medinet-Habu (dinastía XX).

Griegos y romanos utilizaron abanicos, y prueba de ello son las citas literarias de diversos autores clásicos. Así, por ejemplo, Eurípides en su tragedia Helena habla de un eunuco que abanica a la mujer de Menelao mientras duerme, con el objeto de que los insectos no molesten su sueño; citando también este instrumento Menandro en su Eunuco, y Plauto, Marcial, Ovidio, Tibulo e Propercio en sus obras. Los griegos tenían abanicos de varias clases: el miosoba, el ripis y el psigma; constituyendo para las mujeres atenienses el cetro de hermosura.

Por su parte, los romanos lo denominaban flabelo, recibiendo el nombre de muscaria los que se utilizaban para espantar las moscas.

En China la tradición del abanico es milenaria, remontándose a tiempos del emperador Hsien Yuan, alrededor del año 2697 a. C. Una leyenda atribuye su invención a la hija del mandarín Kan-Si, quien durante un baile de máscaras y para mitigar el calor, agitó su antifaz muy cerca de la cara para darse aire, realizando esta operación con mucha rapidez para no dejar ver su rostro a los hombres presentes, gesto que fue imitado por otras mujeres que asistían al evento.

Algunos autores afirman que la constancia arqueológica más temprana se remonta al siglo VIII antes de Cristo para el abanico fijo en China y al siglo IX (877 después de Cristo) para el abanico plegable en Japón.”

En Occidente, durante la Edad Media, el abanico o “flabelum” pasa a formar parte de la liturgia cristiana, empleándose en la consagración para proteger la Eucaristía de los insectos y refrescar al celebrante. Después del siglo.XIV el flabelo cae en desuso en la iglesia romana (reservándose solamente para misas solemnes y procesiones papales hasta su desaparición definitiva después del Concilio Vaticano II), pero se conservó en las iglesias griegas y armenia donde recibe el nombre de “rhipidion”.

El abanico era también conocido por incas y aztecas, pues entre los presentes de Moctezuma a Hernán Cortés figuraban seis abanicos de plumas.

En España, las primeras referencias del abanico aparecen en la Crónica de Pedro IV de Aragón (siglo XIV), en la que se cita como oficio de los nobles que acompañaban al rey “el que lleva el abanico”. Hay también referencia de este utensilio en los inventarios de bienes del pintor Bartolomé Abella (1429), en el del Príncipe de Viana y el de la Reina Dª Juana (Juana la Loca), este último realizado en 1565. Conviene decir que estos abanicos eran rígidos y de forma redondeada, empleándose generalmente como materiales la palma (en el caso de Abella), la paja, la seda y las plumas de pavón.

Entre los presentes de Colón a Isabel la Católica al regreso de su primer viaje a América, figura un abanico de plumas, material en el que también estaban realizados los cinco encargados por Germana de Foix (segunda mujer de Fernando el Católico) en 1514.

Los abanicos en china

Los abanicos en China tienen una larga historia. Los descubrimientos arqueológicos revelan que hace por lo menos 2.400 años, ya existían en China abanicos hechos de pluma y bambú.

Además del iridiscente abanico de plumas de pavo real, los chinos crearon el abanico “de biombo”, con tejido de seda tensado sobre un armazón de bambú y montado en un mango laqueado. La estructura de los más antiguos abanicos era completamente diferente a la de abanicos de hoy.

En la antigua China, detrás de los miembros de la familia imperial se colocaban unos abanicos grandes que simbolizan el poder y la posición social supremos.
En el siglo VI d.C., introdujeron este abanico entre los japoneses, los cuales, a su vez, idearon una ingeniosa modificación: el abanico plegable. Este abanico japonés consistía en una pieza de tela de seda unida a una serie de bastoncillos que se abatían unos sobre otros. Según su tela, color y diseño, estos abanicos tenían nombres diferentes y usos prescritos.

Las mujeres, por ejemplo, usaban abanicos de “baile”, de “corte”, y de “té”, en tanto que eran propios de los hombres los abanicos “de montar” e incluso los “de combate”.
Los japoneses introdujeron en China el abanico plegable en el siglo X, y a partir de entonces fueron los chinos quienes realizaron acertadas modificaciones en el diseño japonés. Prescindiendo del tejido de seda tensado entre palillos separados, los chinos lo sustituyeron por una serie de láminas de bambú o de marfil.

Por sí solas, estas láminas, unidas en su parte superior por una cinta, constituían el abanico, también plegable. A partir del siglo XV, los mercaderes europeos que comerciaban en Oriente volvieron con amplios surtidos de decorativos abanicos chinos y japoneses. Sin duda alguna, el modelo más popular era el llamado “brise”, con láminas de marfil intrincadamente talladas y unidas por un cinta de seda blanca o roja.
Difícilmente un guerrero chino o un samurai japonés no llevara uno en su cintura. De hecho, el abanico no constituía sólo una parte más de la indumentaria, ni su única finalidad era “ventilar” al propietario.

En los ejércitos, los oficiales los utilizaban para hacer señales a sus subalternos durante las batallas, y para facilitarlo, era común que portaran más de un abanico con colores diferentes en cada una de sus caras.
Pero el abanico presentaba un uso extra, que trascendía los citados anteriormente: era un arma, especialmente de uso “cortesano”.

En aquellos lugares a los que los guerreros debían entrar desarmados, como los palacios de algunos señores feudales o del mismo Rey o Emperador, el fiel abanico continuaba ligado a su cintura. Si bien, como arma, su eficacia dependía en parte de los materiales con los que eran fabricados (hojas de acero en lugar de madera, fuerte seda en lugar de papel), lo que realmente le daba tal condición era el conocimiento y la habilidad del propietario en las técnicas marciales aplicadas para utilizarlo (s) de a uno o de a dos. Fue así que numerosos estilos de diferentes Artes Marciales desarrollaron técnicas de manejo de abanico.
Por otra parte, los que no eran usados en la guerra se encontraban finamente decorados, pero los motivos no eran meramente estéticos ni elegidos al azar, sino principalmente heráldicos. Los literatos, calígrafos y pintores de la antigua China, escribían y pintaban en los abanicos, convirtiendo este artículo de uso ordinario en un precioso tesoro artístico. Así, el abanico ha generado una especial tradición de gran importancia cultural. Los temas de las pinturas que aparecían en los abanicos eran y son elegidos con esmero. Generalmente son montañas verdes y fuentes frescas, grandes precipitaciones, frutas y verduras y hermosas figuras femeninas.
Hoy día, los abanicos siguen siendo algo así como un lienzo para los artistas contemporáneos.

Abanicos, regalos originales

En el mundo de los regalos los abanicos son legendarios.
Si lo que buscas son regalos originales, sin duda la gama de abanicos es ideal para la ocasión. Los abanicos no sólo aportan una opción pintoresca sino que además le agrega un poco de historia y tradición a la mencionada alternativa.
Los abanicos datan del tiempo de la colonia y era un complemento ideal para el vestuario de cualquier dama bien encumbrada. Catalina de Médicis lo introduce en Francia como un accesorio novedoso y de extrema coquetería que con el tiempo tuvo lenguaje propio. Como medio de comunicación sutil, sirvió para llevar a cabo los flirteos más candentes o, por que no los mensajes cifrados de cualquier otra índole. La maestría consistía en cómo se lo empuñaba, con qué mano se lo sostenía y de qué forma las mujeres se abanicaban o lo dejaban retozar en su regazo.
Complemento ideal para la libertad de explosión de la mujer, el abanico es hoy un elemento de decoración ya casi en desuso, recordatorio viviente de un pasado en que la mujer no tenia libertad en el habla o en la opinión.
Como regalos de señora, hoy se presentan en diversos tamaños y estilos: el abanico oro-modelo Gold, mide 23 cm cerrado y cuenta con un varillaje de nácar, marfil y concha. Al estar grabado en oro permite agregar la inscripción que uno desee.
Otro modelo muy buscado es el P200-Tam, mide 19 cm cerrado y su varillaje es de madera, se lo puede encontrar en los siguientes colores: natural, marino, verde oscuro, rojo, negro, nogal y granate. También apto para inscripciones de todo tipo, empresarial, publicitaria, etc.
Entre los favoritos, destacamos el abanico 29 peral, hecho de forma artesanal, con madera de pera y con un acabado pulido sin tintes ni barnices, los colores de la tela es totalmente a elección como también la inscripción de la misma.
Para los regalos personalizados podemos nombrar el abanico para baile de flamenco, el abanico para novia, el abanico pintado a mano y el abanico de seda china. Cada uno con una impronta y utilidad diferente.
Los abanicos con bolsa como souvenirs también son ideales, los abanicos mini se presentan en empaque de plástico y se venden alrededor de 1000 unidades. Y como recuerdo de España están los pintados con la replica del cuadro La Vendimia de Goya o Las Meninas del maestro Velazquez, para abanicarse con un aire artístico.
El mundo de las sutilezas os espera para regalar o publicitar a lo grande!

Regalos para la boda

La boda es en nuestra sociedad la celebración más importante de cuantas hay, pues aunque se trata de un solo día, su preparación puede durar alrededor de un año debido a sus numerosas exigencias protocolarias. En este sentido, los regalos no son diferentes.

Han de ajustarse a unas reglas determinadas, aunque no son tan estrictas como en otros aspectos de la boda. Si no quiere equivocarse, le recomendamos seguir los consejos que ofreceremos a continuación. Factores a tener en cuenta El tipo de regalo a realizar dependerá de las circunstancias.
Las situaciones más comunes son:

* Los novios han hecho una lista de bodas. En este caso lo recomendable es acudir al lugar donde la han realizado y comprar un objeto de la lista que se ajuste a su presupuesto y relación con la pareja.

* Los novios no han hecho una lista de bodas. Lo más indicado en esta situación es comprar un electrodoméstico, mueble u objeto decorativo que, de nuevo, se ajuste al dinero del que dispone y a su cercanía con la pareja. Si no está seguro de que electrodoméstico o decoración elegir, consulte con los padres de los novios para evitar regalar algo que ya tengan. No se recomiendan regalos personales o dinero, pero en caso de hacerlo usted debe de ser alguien muy cercano a la pareja.

* Los novios han incluido su número de cuenta corriente en la invitación. Aunque el protocolo desaconseja regalar dinero, ésta situación es una excepción, pues los novios han expresado claramente que se trata de su preferencia. En todos los casos ha de tener en cuenta que su regalo debe cubrir el precio del cubierto por cada persona que le acompañe al banquete. Es decir, si va con su pareja e hijos deberá hacer un regalo mayor que si acude solo. Por otra parte, incluso si no asiste al banquete, el hecho de haber recibido una invitación le obliga a hacer un regalo, si bien éste no tiene que superar en valor el precio del cubierto para una persona.

Abanicos de madera

Regalos para bodas, ideas originales y económicas. Abanicos Tenemos diferentes opciones para distintos presupuestos en el momento de comprar los regalos para bodas para los recuerdos de los invitados. Los regalos para bodas para los recuerdos de los invitados no tienen el porqué ser caros ya que en el mercado si tenemos un poco de buen gusto e ideas podemos encontrar una gran variedad de artículos bonitos, regalos originales y económicos con los que nuestros invitados quedarán sorprendidos cuando se los ofrezcamosLos regalos para bodas, deberían ser regalos diferentes, originales y a poder ser económicos ya que hay regalos caros que verdaderamente no tienen ningún tipo de personalidad y al ofrecer los regalos debemos de pensar en que sean un buen recuerdo de nuestra boda.Abanicos Aquí podemos dar alguna idea para comprar regalos económicos y diferentes que seguro que dejarán un buen recuerdo a las personas a las que se los ofrezcamos, ya que se podrá ver que son unos regalos originales y diferentes a los cuales se les ha prestado una dedicación en el momento de escogerlos. Abanicos de madera muy bonitos y a unos precios verdaderamente interesantes a los cuales les podremos ir añadiendo diferentes complementos:Abanicos Les podremos añadir una bolsita de organza hecha especialmente para complementar estos bonitos e interesantes abanicos pintados a mano y hechos en madera: Bolsas de organzaComo complemento final también podremos escoger una bonita bandeja de madera: Bandejas de madera para presentar los abanicos ya sea con la bolsa de organza o bien los abanicos solos, estas bandejas después se pueden usar para decorar o bien como bandeja para el café.En la tienda de regalos originales de www.kondiferencia.es dependiendo de las unidades que se compren de abanicos nos regalarán la bandeja de madera que nos será muy útil. En esta tienda también encontraremos una de las más amplias y selectas gamas de regalos de bodas economicaos y originales.La tienda de kondiferencia.es la encontrara en Murcia donde tienen sus principales instalaciones de sus almacén así como una bonita exposición de los productos que importan y distribuyen directamente o bien a través de su amplia red de vendedores.El teléfono de la empresa es 968104741 y el e-mail es kondiferencia@kondiferencia.es